Categorías
Psicología Sin categoría

El nacimiento de un hermano

La ilusión por dar un hermano a vuestro hijo suele ir unida a la preocupación de que el mayor reciba bien al recién nacido. Desde que se da la noticia al niño, lo mejor sería ir aproximándolo poco a poco a esta nueva etapa. De repente, no puede girar todo en torno al bebé que se espera.

Podríais hablarle haciéndole ver que el nuevo hermano será muy pequeño, que necesitará cuidados, pero que hay muchas cosas que no podrá hacer igual que las hace él. Es importante destacarle que por ser mayor puede disfrutar de muchos juegos y actividades con los padres que su hermano aún no puede por ser más pequeño. Una buena estrategia es marcar la clara diferencia en sus edades en cuanto a los derechos y obligaciones que cada uno tiene y que, a su vez, entienda que su hermano tiene otras necesidades pero que los dos son queridos de igual manera.

El pequeño requerirá mucho tiempo y atención por parte de los padres e, incluso, otros familiares, sin embargo, no hay que olvidarse de darle al mayor su parcela de dedicación, sus ratos en exclusividad para acompañar a papá o mamá a algún sitio o compartir una actividad. Como cada cuestión relativa al desarrollo de los hijos, también la aceptación del nuevo hermano podrá requerir de un mayor o menor esfuerzo por parte de los padres. Pero poco a poco, recurriendo a pequeños detalles y estrategias y conociendo a vuestro hijo será un camino con un resultado gratificante para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Rosario Pérez Pérez .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Rosario Pérez Pérez.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.