Categorías
Psicología Sin categoría

Desarrollo de la empatía

La empatía se podría definir como la habilidad de sentir con los demás, como la capacidad de entender los pensamientos y emociones ajenas, de ponerse en el lugar de los demás y compartir sus sentimientos. Posee gran importancia para un buen desarrollo emocional puesto que, en primer lugar, supone el conocimiento de las emociones propias. Sin ello, no sería posible identificar y reconocer las emociones ajenas.

Categorías
Psicología Sin categoría

Ellos aprenden con nuestra sonrisa

Los hijos aprenden con nuestra sonrisa. Aprenden a sentirse queridos y valorados. Con una sonrisa aprenden cuando tienen nuestra aprobación ante sus actos o sus descubrimientos. Aprenden a expresar sentimientos de alegría, bienestar, amor. Los padres también transmiten su amor con la sonrisa. Divertirse juntos, jugando y riendo, les enseña a disfrutar, a impregnarse de positividad.

Categorías
Psicología Sin categoría

Los niños y la naturaleza

Salir a la naturaleza con los niños es mucho más que una forma de pasar el domingo. Son muchos los beneficios que les aporta y favorece su desarrollo cognitivo y emocional. El contacto con la naturaleza proporciona la posibilidad de disfrutar de múltiples experiencias que les ayudan a descubrir el mundo. Sensación de bienestar, de libertad, de serenidad, que, si bien son positivas en si mismas, también ayudan a minimizar el estrés de la vida cotidiana (tareas escolares, horarios, extraescolares,…)

Categorías
Coaching Psicología

¿Eres una persona empática?

Como padre o madre es probable que te intereses por el desarrollo de la empatía en tus hijos. Uno de los factores más importantes que contribuye a ello es que esa cualidad la observen en sus padres. Por ello, además de reforzar cualquier muestra de empatía que muestre el niño desde pequeño, podrías plantearte si verdaderamente eres una persona empática y así poder dar ejemplo a tus hijos.

Categorías
Psicología Sin categoría

Adolescente en casa

Adolescente a la vista
¡Cómo crecen!

Casi sin darte cuenta tu hijo ha llegado a la adolescencia. Empieza a demandar un trato diferente. Ya no se sienten tan niños, al menos a veces. Y a los padres puede que les cueste darse cuenta de ello.